El cambio climático, hará más difícil encontrar a Nemo

¿Se acuerdan de la película de buscando a Nemo? Esta película salió en el 2003, personalmente me encanto y estoy seguro que a muchos de ustedes también. El detalle está en que gracias a esta película, pues el pez payaso se volvió súper famoso, convirtió a esta especie en una de las más deseadas, obvio que esto genero ventas altas de este tipo de pez en tiendas dedicadas a vender peces ornamentales en todo el mundo, incluyendo las tiendas mexicanas por supuesto.

Existe una fundación llamada Saving Nemo la cual alerta que cada año se capturan más de un millón de ejemplares de peces payaso, de todo tipo, yo creo que son mas de la especie Percula y Ocellaris en los cuales esta basado Nemo.

Como ya te has de imaginar pues muchos de estos peces acaban en los acuarios o peceras como se dice folklóricamente acá en México, muchos de estos peces mueren en acuarios caseros mal atendidos, muchos otros mueren durante el viaje, por la aclimatación y etc. etc al final mueren muchos, ese es el meollo de todo este asunto.

Esta demanda de peces payasito ha causado un descenso muy significativo de su población y para acabarla de amolar pues ya existe otra gran amenaza, el famoso cambio climático que ya todos conocemos, hemos sentido y hemos visto en documentales, en periódicos, en la televisión y etc. etc. y al cual muchos no le dan importancia, como si no fuera a pasar nada.

Un estudio reciente publicado en la revista Nature, nos revela que el pez payaso está presentando un descenso en sus hormonas reproductivas, esto a raíz del blanqueamiento que sufre la anemona a la cual hospeda, a causa de la alta temperatura del océano pues.

Esto del cambio climático y las altas temperaturas en los océanos pues no es nuevo verdad? pero aún existe gente que sigue diciendo que no pasa nada. La investigación se llevó a cabo entre octubre de 2015 y diciembre de 2016 en la laguna de Moorea, una isla localizada en el océano Pacífico en la Polinesia francesa para ser más exactos.

Un grupo de científicos observo a 13 parejas de peces payaso, de la especie Amphiprion chrysopterus (Payaso Naranja) que habitaban sus respectivas anémonas ( imagen mostrada arriba) El objetivo del estudio era medir cuántos huevos ponían estos peces, con qué frecuencia y cuántos de ellos lograban sobrevivir.

En marzo de 2016, el fenómeno climático de El Niño elevó la temperatura de la laguna al máximo grado jamás alcanzado a 29,3 grados, increíble!

El calentamiento del agua hace que algunos corales y anémonas expulsen zooxantelas, las algas que les dan su color y por ende pues la anemona adquiere un color blanquecino.

La investigadora de la Escuela Práctica de Altos Estudios de París (EPHE) y coautora del estudio, Suzanne Mills, señala que no se sabe con certeza porque algunas pierden su color y otras no. Algunos científicos creen que esto depende de las algas que habitan en ellas y otros defienden que tienen diferencias genéticas que les permiten hacer frente a las altas temperaturas.

Yo personalmente creo que algunas anemonas se adaptan a estos cambios o se están adaptando algunas de ellas, no todas por supuesto. Pero esto me recordó un documental que vi hace poco en televisión sobre los arrecifes de coral, de cómo las altas temperaturas estaban blanqueando colonias enteras de corales en todo el mundo y aun así, en esta desgracia hubo corales que se adaptaron y lograron sobrevivir.

La mitad de las anémonas que fueron observadas en esta investigación se blanquearon al perder las zooxantelas por las altas temperaturas, al cabo de cuatro meses lograron recuperar su color de nuevo, cuando las temperaturas del océano volvieron a bajar a los valores adecuados. Recordemos que el fenómeno del Niño es un fenómeno que se da en un corto plazo no es duradero.

Los investigadores analizaron los niveles de estrés y checaron las hormonas reproductivas del pez payaso antes, durante y después del proceso de blanqueamiento, el estudio revelo que los peces payaso que residían en las anémonas blancas mostraban altos niveles de cortisol en la sangre, la hormona que se libera de forma natural como respuesta al estrés.

Al parecer durante cinco meses se mantuvo la temperatura alta en el agua y notaron que disminuyo hasta un 64% la cantidad de huevos eclosionados y la frecuencia de poner huevos bajo hasta un 51%.

Los peces payaso que hospedaban anemonas que no sufrieron blanqueamiento siguieron igual, sin cambio alguno, como si nada hubiera ocurrido.

Los peces payasos en la naturaleza ponen de 500 a 3.000 huevos y lo hacen dos veces al mes más o menos. Un día antes de que la hembra haga la puesta, el macho limpia el área de la roca inferior a la anémona (Pie) después cuida y oxigena los huevos durante la incubación, las crías tardan en salir del cascarón más o menos en seis días.

Entre los payasitos que vivían en las anémonas blanqueadas, los investigadores observaron una caída de un 73% en el número de huevos viables o sea que la mayoría de los huevos se dañaron por el agua caliente, un dato alarmante.

Los científicos que llevaron este estudio señalan que no pudieron determinar porque los peces payaso chrysopterus que ya mencionamos antes responden de esta forma al blanqueamiento de su anemona hospedante.

En la naturaleza las anemonas protegen a sus inquilinos de cualquier amenaza y los investigadores tienen la creencia que al volverse las anemonas blancas los peces payaso perciban un mayor riesgo de ser depredados lo cual me suena lógico.

El científico del Instituto de Investigaciones Marinas del CSIC Francisco Saborido señalo que el fenómeno del Niño provoca efectos a corto plazo en las temperaturas del agua. Sin embargo, el cambio climático es constante, es decir, una vez que se blanqueen las anémonas van a morir y el impacto va a ser mucho mayor.

Este investigador señala que es complicado encontrar un remedio que evite el descenso de fertilidad de peces payaso cuando la anemona ha perdido las algas xooxantelas que le dan color, volviéndola blanca.

Es muy difícil encontrar soluciones bioquímicas u hormonales que reviertan el blanqueamiento, ya que se trata de áreas enormes de coral. La mejor solución es evitar el cambio climático, concluye, lo cual yo veo bien difícil pero en fin, esa es la idea colegas.

A partir de esta investigación este equipo de investigadores trataran de comprender los mecanismos que permiten a algunas anémonas no blanquearse durante períodos de temperaturas elevadas. Y también veran si los peces payaso de alguna manera pueden modificar su comportamiento y hacer frente de forma natural a estos cambios, por supuesto ocasionados por nosotros mismo los humanos y nuestra contaminación.

El grupo de investigadores ha decidido seguir monitoreando a cada ejemplar durante el siguiente episodio de El Niño. Esto es posible gracias a que el pez payaso tiene una esperanza de vida bastante larga y es sedentario, esto quiere decir que se mueve muy poco fuera de su anemona, lo cual es muy bueno.

51 ESPECIES DEPENDEN DE ANÉMONAS Y CORALES

Saludos

Referencias: https://elpais.com/elpais/

Loading spinner

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Traducir Blog»