La Historia del Tetra Neón, principe en nuestros acuarios

Corría el año de 1934, un explorador francés de nombre August Rabout se encontraba cerca del poblado brasileño llamado Tabatinga en la selva amazónica. En este lugar él se encontraba cazando caimanes y mariposas multicolor cuando en una de sus excursiones descubrió al azar un pequeño pez, al cual recolecto.

Esta especie desconocida para él, tenía una coloración que se asemejaba a las bellas e irriscentes mariposas Morpho que él se encontraba capturando en ese momento.

Este pez poseía un cuerpo de un rojo carmín brillante y el efecto total de sus colores hacía pensar en la luz de neón. Rabout trajo de vuelta a Francia unos cuantos ejemplares de estos especímenes, este hecho fue uno de los eventos más notables en la historia del acuarismo en esos tiempos.

Tiempo después, En París, los pequeños peces bautizados como neones eran toda una sensación y pronto estaban otra vez de viaje. Y con esto nos referimos a que Pasaron de las manos de J. S. Neel de la compañía Lepant a las manos del señor Griem, del Acuario Hamburgo en Alemania. El señor Griem en esos momentos había recibido un huésped importante de Estados Unidos llamado Fred Cochu.

El Sr. Fred cochu logró robar 6 especímenes vivos y los llevó de vuelta a América en el vuelo 144 de la aeronave Heindenburg un viaje antes del famoso último vuelo del Zeppelín que terminó en tragedia. La catástrofe de Lakehurst, cuando el Hindenburg explotó y la mayoría de sus pasajeros perdieron la vida desgraciadamente.

Aunque Fred llegó a su destino sin incidente alguno, sólo uno de sus neones sobrevivió al viaje. Se le puso como nombre Lucky Lindy. Tal como en su momento lo hiciera Charles Lindbergh al cruzar el atlántico en su avioneta, El espíritu de San Luis, Lucky Lindy. Fue el primero de su especie en cruzar el Atlántico.

Los neones muertos, en total 5, fueron donados al internacionalmente famoso editor Williams T. Innes en Philadelphia director de la revista AQUARIUM quien a su vez pasó algunos de estos peces al ictiólogo George S. Myers, quien había estudiado con el famoso Carl Eigenmann el cual era una autoridad reconocida en peces, anfibios y reptiles y determino que era una nueva especie.

En 1936 el 3 de julio para ser exactos, Myers publicó la descripción original de esta especie en el Debates de la Sociedad Biológica de Washington bajo el nombre de Hyphessobrycon innesi, en la actualidad se le llama paracheirodon innesi de ésta manera se le hizo honor a un hombre que pudo no haber tenido nada que ver con el descubrimiento del pez, pero sin embargo se merece nuestro agradecimiento por sus servicios desinteresados al pasatiempo y avances del acuarismo.

Para ese entonces, Rabout se había dado cuenta que se había topado con algo valioso. En 1936 regresó de nueva cuenta a Brasil con el fin de recolectar tetras neones de forma comercial. Armo su primer cargamento, el cual constaba de unos 4.000 especímenes y se dirigió a Nueva York con él.

Williams Innes le había recomendado al sr. Fred Cochu del Acuario Paramount a Rabout y ambos fueron a recibirlo a su llegada. Esto representó una nota sensacional para la revista de Innes y por supuesto que Fred Cochu quería los neones para venderlos, El ofreció a August Rabout la suma de $4.000 dólares por los peces una suma increíblemente alta para esos tiempos.

En $10 dólares cada uno de los neones fueron puestos a la venta en el mercado y como se imaginarán todos se vendieron, causando una gran sensación entre el público por su bella apariencia y colorido.

Al Sr. Cochu le tomo toda una semana el juntar el dinero para poder pagarle a tiempo a Rabout por los peces. Este señor pensaba que solo Rabout conocía la fuente de procedencia de los neones y no estaba dispuesto a dejarlo ir y mucho menos a revelarle a alguien esta información, por lo que hizo un contrato con él para para recolectar más peces para el acuario Paramount.

Con lo que no contaban ambos, es que en Alemania la fiebre del oro pero de neones se había puesto en marcha, y un equipo del acuario de Hamburgo conformado por Hans Pietch y a W. Praetorius, iba ya en camino a Tabatinga.

Rabaut se encontraba con un segundo cargamento de neones dirigiéndose a Nueva York cuando se le ocurrió parar en la capital de las amazonas para pasar la noche.

Los alemanes anclaron cerca del barco de Rabout y a lo lejos divisaron los frascos con los neones y tiraron todos los peces por la borda, al darse cuenta de esto Rabout tuvo que regresar de nuevo y capturar todo otra vez. Este hecho logro que el acuario de Hamburgo consiguiera una ventaja significativa en la carrera de recolección de neones.

A estas alturas, Innes y Myers citaban a la fuente del tetra neón como probablemente cerca de Iquitos, mientras que otros decían que era Tabatinga. Sin embargo, en la actualidad se sabe que esta especie tiene ciertos requerimientos especiales de un biotopo en particular.

los neones son encontrados principalmente en Perú, Colombia y Venezuela en las llamadas quebradas y pequeños arroyos y por ende llegan a Brasil.

Provienen de agua clara y como una particularidad muy significativa en componentes de aguas oscuras, en donde el pH oscila entre 5 y 6 y una temperatura promedio de 24 hasta 29º C y una dureza total menor a 1º dGH.

De una manera natural su distribución está limitada a la parte alta del Amazonas, y la parte baja y media de Uyacali cerca de Iquitos (Río Nanay, Río Maniquí) y cerca de Sao Paulo de Olivenca, en Brasil, también es sabido de encontrarse en el Río Putumayo en Peru, en Colombia en el rio Loreto etc, etc en fin en muchas partes en general.

En la actualidad la mayoría de los neones que podemos encontrarnos en los comercios provienen de criaderos y muy pocos pueden conseguirse en estado salvaje.

Estos neones en su mayoría provienen de Asia y de Estados Unidos, por supuesto el costo también es irrisorio si lo comparamos con los precios en lo que fueron vendidos en aquellas épocas. El tetra neón es un pez que le gusta nadar en numerosos cardúmenes, siendo estos muy vistosos a la vista por lo que son muy buscados por los aficionados al acuarismo.

En el año de 1934 este Tetra causo una revolución en el acuarismo de esa época. Hoy en nuestros días, nosotros debemos de reconocerles que son unos de los peces más hermosos, coloridos y llamativos que podemos encontrarnos en esta afición, por lo que honor a quien honor merece, unos verdaderos Príncipes de nuestros acuarios.

Referencias del texto: tetra Neón por Heiko Bleher, www.wikimedia.org

Loading spinner

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Matheus dice:

    Muy buena página. ayuda muchisimo a entender el mundo acuático

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Traducir Blog»