Inmunología de los peces

Que hay compañeros, me tomo un rato formar este artículo que espero sirva para entender un poco más la biología del pez, en este caso la inmunológica o sistema inmune del pez, el cual poco sabemos o en ciertos casos lo sabemos y hacemos caso omiso.

He notado que hay poca información acerca de este tema y la que hay pues, en muchas ocasiones es algo burda, repetitiva o lejos de la realidad. ¿Muchos dirán Ah caray ¿Y que es esto de Inmunología del Pez? pues bueno, no es otra cosa que las defensas del pez, la defensiva que pone el organismo del pez a diversos factores tanto exógenos (ambiente exterior) como endógenos (ambiente interior) los cuales pueden ser desde leves hasta mortales para nuestros inquilinos.

Pero bueno empecemos desde lo más básico y elemental de la respuesta inmunológica de los peces. En la naturaleza, la respuesta inmune de los peces se encuentra bien desarrollada y funcionando con eficiencia, pero al igual que todo organismo esta respuesta se ve afectada en estados de enfermedad o stress. Hay distintos factores que afectan el sistema inmune de nuestros peces estos se pueden dividir en dos: intrínsecos como son la edad, estado de salud; y extrínsecos como son la temperatura, la química del agua, stress.

El organismo del pez tiene capacidad para adaptarse a distintos medios o tipos de stress, pero cuando el estímulo negativo es prolongado o se torna más severo pueden desencadenar un colapso del sistema inmune y/o de otros sistemas.

La respuesta inmune es un mecanismo de defensa celular y humoral, en el cual intervienen un antígeno (sustancia que desencadena la formación de anticuerpos) y células responsables de reconocer y atacar a este antígeno, el sistema inmune se divide en dos:

1.- Sistema innato o inespecífico

2.- Sistema adquirido o específico

Hablaremos ahora del sistema innato.

Aquí encontraremos que como primera línea de defensa está el epitelio (capa superficial de un tejido) y el mucus. Este mucus contiene proteínas y carbohidratos que poseen propiedades protectoras e impiden la colonización de hongos, bacterias y parásitos. El mucus posee mucina, aglutininas, proteína C-reactiva y lisozima que conforman una barrera de defensa química primaria.

El mucus también recubre el epitelio del tracto intestinal, que, aunado al pH extremo, previenen al tracto intestinal de alguna infección. La proteína C-reactiva normalmente se encuentra presente y constante en los peces a diferencia de los mamíferos que solo se eleva en casos de infección o inflamación severa. Ésta tiene propiedades antimicrobianas y sus niveles suben en situaciones de stress, infección, manipulación o exposición antigénica.

La transferrina es una proteína que puede unirse al hierro. Cuando moléculas de transferrina se encuentran libres pueden unirse al hierro disponible para los patógenos invasores, de tal manera esta proteína adquiere propiedades antimicrobianas (sustancia que mata o inhibe el crecimiento de microbios, tales como bacterias, hongos, parásitos o virus)

La lisozima es una enzima con propiedades también antimicrobianas. Se encuentra en el suero, mucus, riñón, bazo, intestino, tanto en peces marinos como peces de agua dulce. Tiene la capacidad de destruir la pared celular de la bacteria provocando su lisis. Hay otras sustancias como citoquinas, interleucinas, interferón, etc. que también juegan un papel importante en la respuesta inmune.

El Sistema de Complemento es un grupo de enzimas y reacciones en cadena que se producen en respuesta a un patógeno determinado o a complejos antígeno-anticuerpo. Este sistema se encarga también de la destrucción del patógeno mediante lisis celular (rotura de la membrana celular). Son producidas en el intestino y el hígado.

El otro lado del sistema inmune innato es el mediado por las células. Este grupo de células está formado principalmente por células natural killers (Asesinas naturales) y también fagocíticas. Estas ejercen su cito- toxicidad inespecífica sin previo reconocimiento del patógeno, simplemente atacan a lo ajeno al organismo. Para producir la destrucción de la célula agresora necesitan hacer contacto con ésta.

Las células fagocíticas se encargan de la ingestión y digestión del material extraño particulado previamente por las natural killers. Dentro de las fagocíticas más comunes se encuentran los granulocitos (células en la sangre ejemplo: glóbulo blanco) y fagocitos mononucleares (sistema formado por células con un linaje común, siendo su función principal la fagocitosis.) Los neutrófilos también llamados polimorfo nucleares, son los granulocitos más importantes, estos liberan enzimas altamente antimicrobianas que pueden producir daño tisular severo en las bacterias por producción de radicales libres de oxígeno.

El sistema adquirido

Aquí encontramos de igual manera y en primera parte la inmunidad humoral, representada por los anticuerpos o inmunoglobulinas (Igs), las cuales son glicoproteínas presentes en el suero, linfa, plasma, mucus, etc. La única inmunoglobulina presente en los peces es la IgM y sus genes están organizados esencialmente de la misma manera que en los mamíferos.

Estas Igs o anticuerpos son producidas por los linfocitos B, que, al estar en contacto con algún antígeno presentado por los macrófagos, producen anticuerpos específicos para un determinado antígeno. Estos anticuerpos serán utilizados nuevamente por los macrófagos para reconocer más antígenos.

En los peces factores como la temperatura y cambios estaciónales tiene influencia en el sistema inmune, tanto en la respuesta humoral como el celular. Una temperatura mayor pero dentro de rangos normales, provocara una respuesta más intensa y mejor, mientras que una temperatura baja enlentece la respuesta, reduce o inclusa repleta el nivel de anticuerpos.

De igual manera las temperaturas bajas, provocan que las crías tarden más en llegar a un punto en el que el su sistema inmune sea totalmente competente.

En segunda parte está la inmunidad celular, conformada por los linfocitos, los cuales son la base de la respuesta inmune. Son células pequeñas, existen dos tipos, los T y los B. Los linfocitos T se diferencian en distintos tipos, siendo los Natural Killers, los T “Helper”, los T Reguladores, etc., encargados de la inmunidad mediada por las células. Los linfocitos B se encargan de la producción de los anticuerpos.

¿Y esto para que nos servirá? Bueno pues muy sencillo, es importante conocer cómo funciona el sistema inmune del pez para entender cómo se adapta el pez a un nuevo acuario o a un acuario donde se ha sufrido algo de cambio o deterioro radical.

Cada acuario es un mundo distinto entre sí, tanto habitantes visibles como invisibles. Un acuario nuevo o después de algún deterioro en el equilibrio pondrá al pez en un estado de alerta, tratando de adaptarse al nuevo medio ambiente, a nuevos patógenos, a un distinto tipo y/o nivel de stress, donde el sistema inmune jugará un rol vital.

Si el sistema inmune es bueno, la adaptación será casi inmediata o en pocas horas, mientras que si éste está deteriorado la posibilidad de enfermedad y muerte será casi inminente. Un buen sistema inmune, fuerte, intacto, traerá una adecuada adaptación al acuario, mientras que un sistema inmune deteriorado, dificultará la adaptación del pez.

En la naturaleza, NO HAY ANTIBIOTICOS. El sistema inmunológico del pez es el encargado de atacar a los patógenos, el pez enfermo es eliminado mientras que el pez fuerte se adapta, sobrevive y se multiplica. Cuando un pez llega a nuestro acuario su sistema inmune está intacto y le facilita la adaptación. Al introducirlo, recoge información del entorno tanto buena como mala, la compara con la que ya conoce y si reconoce algo mal lo atacará. De toda esta información irá guardando información en su memoria inmunológica.

Durante mucho tiempo se ha recomendado la medicación de cuarentena o preventiva. La medicación preventiva puede ser contraproducente haciendo que el sistema inmune del pez, al no estar acostumbrado a los medicamentos, se resienta, lo cual nos traerá problemas. La mayoría de los medicamentos que usemos repercutirán en el sistema inmune del pez durmiéndolo o aletargándolo.

A lo que me refiero con intacto es a que no ha sido agredido con antibióticos, la cuarentena muchos la utilizan para medicar de manera profiláctica, lo cual no es recomendable para no exponer al pez y a su sistema inmune a agresiones innecesarias por parte del antibiótico.

No estoy en desacuerdo con la cuarentena ciertamente como dije líneas arriba, la cuarentena debe hacerse, pero no la cuarentena medicada de manera rutinaria o profiláctica, si no como un periodo donde estés vigilando al nuevo pez y única y exclusivamente medicar cuando sea necesario, no como protocolo.

No olvides que Los desparasitantes también son antibióticos. Un antibiótico es cualquier sustancia que ataque, degrade o produzca una lisis celular, ya sea bacteriana, viral, hongo o parasito; por lo que en mi opinión el uso de desparasitantes se debe usar con el mismo criterio de cualquier otro antimicrobiano. Es muy cierto que no es lo mismo un pez salvaje a uno de criadero, por eso mismo totalmente recomiendo la cuarentena mas no la medicación protocolaria.

¿Por qué pasa esto? Los leucocitos al notar la presencia de productos que degradan o destruyen células malas, llámese bacterias, virus, parásitos, delegará su responsabilidad de ser el principal atacante a estos patógenos, dejando que el antibiótico destruya el patógeno. De esta manera los leucocitos y demás células del sistema inmune entrarán en una zona de confort y dejarán de hacer su trabajo. La medicación de cuarentena es por largos periodos, con distintos medicamentos, los cuales afectaran, como ya se mencionó al sistema inmune.

Posteriormente al introducirlos a su acuario definitivo, habrá un déficit en la adaptación, mostrará una debilidad para afrontar patógenos nuevos, lo cual podría conducir a enfermedad o muerte del pez, todo esto por un sistema inmune desgastado dormido inferior por la medicación. Cuando dejamos de medicar el daño que se le ha hecho al sistema inmune hará que, en ataques posteriores la respuesta inmune sea lenta y dejara indefenso y desprotegido al pez.

La aplicación de la cuarentena debe ser única y exclusivamente a un periodo de observación detallada, el cual asegure la salud del pez y solo medicar en casos muy específicos, siempre en relación con lo que esté pasando y no a lo que NO este pasando o pueda pasar. Recordemos que podremos ver a un pez enfermo en el tanque, pero esto no quiere decir que todos los demás peces también estén enfermos.

Se que hay muchos medicamentos en el mercado, tanto para peces como de uso humano que utilizamos en el acuario, pero creo que sería recomendable comenzar a ver más allá de esto, ver la respuesta que tiene un pez a determinado patógeno y no medicar nada más por medicar, dejar que la naturaleza del pez haga lo suyo. Solo en determinados casos utilizar medicamentos y por periodos no mayor a 5 días.

Espero este articulo sirva un poco para entender esto.

Loading spinner

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Traducir Blog»