Historia de la Acuariofilia

¿Cuantos de nosotros somos fanáticos de la acuariofilia? ¿Cuantos de nosotros sabemos cómo se cicla un acuario? sabemos la temperatura y parámetros para los peces que más nos gustan, pero… ¿sabemos la historia de este hobby que tanto nos apasiona? Primero comencemos con la definición de acuariofilia, que no es que otra cosa que la afición a la cría o mantenimiento de peces y otros organismos acuáticos bajo un ambiente controlado.

Pero bueno pasemos a la parte de la historia, vámonos unos cuantos años atrás, cuando los hombres vivían alejados de las presas y los ríos y necesitaban los peces como un sustento de vida.

Cansado de tanto viaje, el hombre se decide a mantener peces en cautiverio para su propio consumo, ésta actividad con fines alimenticios la comenzaron a desarrollar los Romanos, claro que no podemos considerar esto como inicio de la acuariofilia, ya que ellos buscaban criar peces para comer y no peces de ornato, pero hubo algún loco que le gustaron como se veían y comenzó la afición por la cría selectiva de ornato.

Mientras tanto en el continente asiático, los chinos, ya comenzaban a criar peces por el gusto del ornamento. Sus acuarios eran jarrones de porcelana o las fuentes tan comunes en los jardines, se dice que la crianza de los peces comenzó en la dinastía Tang (nada que ver con las aguas de sabores) por allá entre los años 600 y 900, pero fue hasta la época del emperador Hong-Wu, que las peceras de porcelana comenzaron a fabricarse de manera masiva y a difundirse por todo el imperio, llegando incluso a algunas islas del archipiélago japonés.

Los peces usados en este tipo de acuarios eran los tan aún famosos peces dorados o Carassius auratus, que eran capaces de resistir las difíciles condiciones de mantenimiento de aquellos tiempos (y que siguen resistiendo) en cambio para los estanques el pez favorito era la Carpa Koi un pez más grande y de bonitos colores, más adecuado a los enormes estanques japoneses.

Y pues siglos y siglos de cría selectiva dejaron en este par de ejemplares antes mencionados, el pez dorado y la carpa Koi, diferentes variaciones, como los: ojos de burbuja, celestiales, telescopios, ranchus, lionhead, etc.

Pero bueno, no estamos para hablar del pez dorado únicamente, así que continuemos con nuestro viaje en la historia. Para el siglo XVII la acuariofilia llega al continente europeo de la mano de los navegantes portugueses que pretendían hacer negocio con los pececillos, el transporte lo realizaban en grandes veleros donde utilizaban cubetas para almacenarlos, como nos podemos imaginar no había muchos cuidados, que decir de cambios de agua y esas cosas, así que los peces que lograban sobrevivir eran en realidad muy pocos.

Para los años de 1850 en adelante se da un auge de acuarios en forma, como el de Londres en 1853, París en 1861, Berlín en 1869, se supone que es el comienzo de la introducción de peces tropicales como peces ornamentales.

Aquí es cuando la acuariofilia da un salto importante en cuanto a cuidado de peces se refiere, ya que se comienzan a utilizar sistemas de calefacción que ahorita nos puede sonar una locura, pero que en aquellos tiempos era lo mejor, como por ejemplo lámparas de petróleo o de gas utilizados como calefactores, esto se conseguía de la siguiente manera: como base del acuario utilizaban una placa de arcilla, la lámpara calentaba la placa de arcilla y ésta elevaba la temperatura del agua.

Ya para el siglo XVIII, se descubre el oxígeno como elemento esencial para la vida, por lo tanto, para la acuariofilia fue de gran ayuda este descubrimiento, ya que la mayoría de las muertes de los peces que se presentaban era por el poco oxigeno que había en el agua.

Primero comenzaron a introducir oxigeno por medio de grandes globos, pero fue hasta el fin de la Segunda Guerra mundial que se empezaron a fabricar los primeros aireadores y también de esta época datan los primeros filtros.

El plástico y otros materiales nuevos, permitieron la fabricación de numerosos instrumentos de buen rendimiento y a muy bajo precio, además se intensificaron los intercambios de experiencias e información entre los acuariólogos, que de este modo fueron perfeccionando las técnicas para la cría de peces y de plantas.

Lo que también abrió mucho el mercado fue el transporte aéreo ya que hizo posible la importación mucho más rápida y segura de peces que no se podían conseguir en determinados lugares.

Y así amigos es como llegamos al fascinante mundo de los Bits y los Bytes, un mundo que abrió las puertas para conocer más de estos bellos animales, intercambiar experiencias, consejos, y por qué no, hasta poder comprar.

Gracias al Internet nosotros los amantes a la acuariofilia hemos podido aprender, consultar y conocer gente que nunca nos hubiéramos imaginado. Hemos encontrado foros, blogs y paginas que han sido de mucha ayuda, hemos visto imágenes que nos han dado ánimos para dejar nuestra pecera como esa que estamos viendo, hemos encontrado videos en los cuales apreciamos el comportamiento de los animales que más nos gustan.

Ya estamos en el siglo XXI, ya podemos comprar equipos de filtración, de calefacción, sistemas de iluminación, alimentos de los más variados que se puedan imaginar, peceras de vidrio, de acrílico, de diferentes formas, la única pregunta que me queda es … ¿Qué veremos en algunos años?

Loading spinner

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Traducir Blog»